top of page
  • Verónica Juárez

Leer a las aves

Todos los pájaros son aves, pero no todas las aves son pájaros.

Los pájaros son un grupo de aves que pertenecen a la orden de los paseriformes, de ahí deriva precisamente la palabra pájaro. En este orden se clasifica a más de la mitad de todas las aves del mundo. Ahí encontramos, desde luego, a los gorriones, quienes deben su nombre científico a la orden a la que pertenecen: Passer Domesticus. 


Entre los paseriformes encontramos también a los cuervos y a los canarios, esos simpáticos pequeños emplumados amarillos (aunque hay de muchos otros colores) que alegraban con sus cantos las casas de nuestras abuelas; “Piolín”, como conocemos en México a Tweety, el ave amarilla en los dibujos animados de la Warner Bros. es precisamente un canario. Por cierto, una de las características de los paseriformes es su habilidad para cantar, de ahí que también se les conozca como “aves canoras”. 


Las aves, por su parte, agrupan a las más de 10 mil especies, incluidos los pájaros, que se caracterizan por tener plumas, pico y alas para volar; aunque lo cierto es que no todas las aves vuelan, como es el caso de los pingüinos, las avestruces, los kakapos, las gallinas y otros tantos.


Por ello podemos decir que un canario es un pájaro y a la vez, ave; mientras que una paloma es un ave, pero no un pájaro. Aunque lo cierto es que en el habla cotidiana se utilizan ambas palabras, “aves” o “pájaros”, de forma indistinta para referirnos precisamente a aquellos seres emplumados que surcan los cielos y nos alegran con sus cantos.



De izquierda a derecha y de arriba a abajo: primera imagen loro cachetes amarillos (Amazonas autumnalis); segunda, dos atoleritos (Eupsittula canicularis) alimentándose; tercera superior loros cachetes amarillos también alimentándose; cuarta foto, sigue siendo un cachetes amarillos. Quinta, loro corona azul (Amazona farinosa), Y la última foto, loro cabeza amarilla (Amazona Oratrix). Todas son especies mexicanas. Las más traficadas son el loro cabeza amarilla y el atolerito. Son aves protegidas y en peligro, que han sido rescatadas de la venta y tenencia es ilegal y son cuidadas en el Aviario Parque Lincoln. § Imágenes cortesía de la autora.


Pero hablar de aves ya no es algo exclusivo de ornitólogos o afición de abuelas, la tenencia de aves como animales de compañía cada vez gana más terreno entre propios y extraños y, por otro lado, la observación de aves ("pajarear", como se conoce en el argot de los observadores de aves) también está creciendo a pasos agigantados en todo el mundo; por ello, cada vez resulta más necesario aprender a leerlas, pues más allá de seres emplumados nos enfrentamos a una maravilla de la naturaleza. 


¿Cómo abordar la lectura de aves?


No hay límites, a las aves se les puede leer desde tantos aspectos que a ratos resulta abrumador. Podemos comenzar por leerlas desde la ornitología, o bien, las aves como animales de compañía; la inteligencia de las aves no se puede descartar de esta lectura, también podemos abordar la observación de aves y, algo que encuentro particularmente interesante, el papel que las aves han tenido en el desarrollo histórico y cultural de la humanidad.


Les comparto algunos ejemplos interesantes para leer a las aves:



Ornitología.- tienen huesos neumáticos, es decir, son porosos; esto les permite ser muy ligeras, lo que a su vez les ayuda a levantar el vuelo. Son los dinosaurios que sobrevivieron a la extinción masiva al final de la era mesozoica, aunque en el camino se hicieron más chicas y perdieron sus dientes.

Además de los cinco sentidos que todos conocemos (vista, olfato, gusto, tacto y oído), las aves tienen dos sentidos extra: 1) el de la percepción de los cambios de presión barométricos, y 2) la capacidad de detectar cambios en el magnetismo terrestre, algo especialmente útil para la orientación de las aves migratorias. 

El sentido de la vista está más desarrollado que el de los humanos, pueden ver la luz ultravioleta, algo fundamental durante el cortejo, por esto aunque algunas especies que no tienen dimorfismo sexual (diferenciación entre los sexos), no representa ningún problema para las aves. Ellos saben cuando están cortejando a una hembra, aunque nosotros los veamos exactamente iguales. 


Como animales de compañía.- las aves que más existen en cautividad son los canarios, los periquitos australianos, las ninfas y los agapornis. Estas cuatro especies son de tenencia legal en México. Los loros (como los periquitos australianos y las ninfas) son particularmente famosos en países como Japón, al grado de ir superando poco a poco la tenencia de perros y gatos. 

Puedes estar a favor o en contra de la tenencia de aves como animal de compañía, si estás en contra o no sabes qué hacer con tu ave, no la liberes pues lo único que lograrás liberando un ave improntada es condenarla a una muerte lenta y dolorosa. En caso de que el ave tenga capacidad de adaptación, se convertirá en una especie invasora. Por cierto, tener un ave como animal de compañía no es cosa menor, requieren tiempo, dinero, espacio y un buen veterinario de exóticos especializado en aves.


Inteligencia.- algunos ornitólogos, etólogos y psicólogos animales afirman que aves como el loro gris africano o yaco tiene la inteligencia similar a un niño de 3 años. Se piensa que incluso puede haber cierta comprensión en el uso de las palabras que imita. Un caso muy especial es el de Alex, un loro gris africano ampliamente estudiado entre 1977 y 2007 por la psicóloga animal Irene Pepperberg.

Otras aves que también compiten en inteligencia son los cuervos, quienes han demostrado gran habilidad en la resolución de rompecabezas para conseguir su alimento. Las palomas, tan maltratadas en las ciudades, tienen la capacidad de recordar los rostros de las personas y los lugares donde se les da comida. Y es que, aunque el tamaño del cerebro de las aves es mucho menor en comparación con el del ser humano, la densidad neuronal es alta, es decir, el cerebro de las aves tiene más neuronas en un espacio más reducido. 


Observación de aves.- aunque la observación antes era actividad exclusiva de ornitólogos, los pajareros de hoy en día contribuyen en gran medida a mantener actualizadas las estadísticas de aves en todo el mundo. De hecho, cualquiera de nosotros podemos ser observadores de aves y cada vez se aboga más por la observación ética en la que el bienestar de las aves debe ser lo primordial. 


Historia y cultura.- aves y humanos siempre han ido de la mano (o del ala, según se vea) en la historia. Si bien, solemos pensar que la relación del humano con perros y gatos ha sido más estrecha y, de hecho se habla de domesticación, mientras que en las aves se supone no existe (porque claro, nadie ha pensado en las gallinas); lo cierto es que las aves han tenido mucho que aportar a las artes, la ciencia, la cultura y la historia humana. 

Por ejemplo, la palabra auspicio que actualmente significa presagio o augurio, deriva del latín avis, “ave” y spicio, “ver” o “mirar”, es decir, “ver o mirar a las aves”. En la antigua Roma los augures basaban sus predicciones en el patrón de vuelo de las aves. Y hay más, en la Grecia clásica la palabra utilizada para “aves” era ornis, de ahí proviene el término “ornitología”, pero también se piensa que en ese entonces ornis podía significar “presagio”, tal como ocurría con los romanos y la palabra “auspicio”. Todo esto sugiere que tanto griegos como romanos veían a las aves como una especie de representación de nuestro mundo. 

Pero esto no es exclusivo de la historia antigua, en el libro Their fate is our fate, Peter Doherty argumenta que las aves son los mejores monitores de cambios importantes en el medio ambiente, y esto está relacionado también con los sentidos extra de estos animales. 


Cortesía de la autora.

Coneja y Teobalda: consentidoras.
Especie: Nymphicus Hollandicus
Orden: Psittaciformes (loros o papagayos)
Especie originaria: de Australia, tenencia legal en México.
Mutaciones: Lutina (Coneja) y Ancestral (Teobalda)
Mañas: gritonas, escogen muy bien sólo la comida que les encanta. Les gusta estar en mis hombros y que las apapache. Destruyen todos sus juguetes en muy poco tiempo.

 

Para seguir leyendo a las aves


Desde luego, el consejo es, sal de tu casa, aunque también servirá asomarte por la ventana; lo bueno de las aves es que están en todos lados, así que pronto verás una o varias haciendo su día a día. Ya después puedes pensar en conseguir equipo especial y en unirte a grupos para pajarear en campos, bosques o lagos, pero la observación (lectura) de aves, puede comenzar desde el librero de tu casa. Así que no está de más dejarles algunos libros para ir conformando una gran biblioteca de aves:


  • Ackerman, Jennifer. El ingenio de los pájaros. Madrid: Ariel, 2017.

  • Ackerman, Jennifer. The bird way: a new look at how birds talk, work, play, parent, and think. Estados Unidos:  Penguin Books, 2021.

  • Bond, Alan B., Diamond, Judy. Thinking like a parrot: perspectives from the wild. Chicago, Londres: The University of Chicago Press, 2019.

  • Dawkins, Richard. Flights of fancy: defying gravity by design and evolution. Estados Unidos: W. F. Howes, 2021.

  • Dickinson, Emily. El viento comenzó a mecer la hierba. Nórdica Libros, 2014. 

  • Fanous, Samuel. A conspiracy of ravens: a compendium of collective nouns for birds. Oxford: University of Oxford, Bodleian Library, 2020.

  • Gómez Garza, Miguel A. Loros de México: historia natural. México: Porrúa, 2015.

  • Navarro, Adolfo. El dominio del aire. México: Fondo de Cultura Económica, 2001. Col. La ciencia para todos. 

  • Sax, Boria. Avian illuminations: a cultural history of birds. Londres: Reaktion Books, 2021.


Ciudad de México, 15 de enero de 2024.


 

Vero Juárez es licenciada en Bibliotecología, consultora en lectura en pantalla, libro infantil y juvenil, y biblioteca pública. Creadora de los blogs uvejota.com y leer en pantalla.com. Ha laborado en bibliotecas escolares, públicas, de organismos gubernamentales e internacionales. Conferencista y tallerista en eventos nacionales e internacionales. Ha publicado artículos sobre bibliotecología en diferentes revistas, así como el mini ebook Desarrollo de colecciones y la responsabilidad social del bibliotecólogo. Desde 2015 es Miembro del Comité Lector de IBBY México.


 

También te puede interesar:



176 visualizaciones

留言


2024 Jardín Lac

bottom of page