• Juan Manuel Aurrecoechea

Para qué los parques







Los parques sirven para dar trabajo a les jardineres, para entretenimiento de les ocioses, para que les enamorades se echen sobre la hierba, se arrumaquen y se besen, para transitar de un sitio a otro de la ciudad, para que crezcan árboles, florezcan plantas y la tierra acoja semillas, para que hagan nido las aves y los habiten las ardillas, para alimento y alegría de los insectos, para sentarse en una banca, para contemplar fuentes, para soñar despiertes, para regocijo de les niñes, para solaz de les ancianes, para jugar, correr, trotar, hacer flexiones y estiramientos, para sudar, para deslizarse por la resbaladilla, para columpiarse, para que tenga lugar la fotosíntesis, para instalar museos a sus costados, para reposo de les albañiles, para hojear el periódico, para dominguear, para distraerse y concentrase, para ver gente pasar, para navegar por el celular, para hablar a solas y callar acompañades, para pasear al perro, para imaginar historias, para admirar la infinidad de lo verde, lo amarillo, lo pardo y lo café, para sosiego de les apresurades, para disfrutar la adolescencia, para echar desmadre, para tontear con lo profundo y lo superficial, para abrigo de les solitaries, para apaciguar enojos, para tomar sol, para tomar helados, para hacer pausas, para quemar calorías, para llorar adentro, para practicar la risa y el juego, para escapar del tráfico, para patear pelotas e intentar canastas, para tejer chambritas, para dar sentido a los viveros, para buscar sombra, para celebrar cumpleaños y picnics, para remedio de les melancóliques, para largas, cortas, apresuradas o lentas caminatas, para hacer tiempo, para pasar la mañana con les padres, el mediodía con les hijes, la tarde con les abueles o les nietes, para interrogar al pasado, para especular sobre el futuro, para sustento de les vendedores de golosinas, para alimentar palomas, para asiento de ferias ambulantes, para volar aviones de papel, para la lenta e incesante evolución de las especies, para evadir las prisas, para irse de pinta, para preparar una declaración de amor, para declarar un amor, para saborear frituras, para refrescarse, para encontrarse con amigues, para convertir la hojarasca en humus, para buscarnos a nosotres mismes, para descanso de las empleadas del hogar, para ejercitar el arte de la plática, para producir oxígeno, para que corra el aire, para darle sentido a las lluvias de verano, para observar y escuchar pájaros, para imaginar el silencio, para preguntarse qué hacemos ahí o en cualquier otro sitio, para ocupar el rato, para apreciar la paz, para valorar el tiempo, para colocar estatuas y monumentos, para agarrar horizonte, para hacer menos tristes o más felices las ciudades, para mirar el cielo que asoma entre el follaje…, para observar el suelo que pisamos, para tomar fotografías y pensar en lo que somos y lo que les hacemos.




Treinta y dos fotografías tomadas durante media hora de paseo por un parque.



Te pueden interesar:


2020 Jardín Lac